6 mitos del maquillaje que no deberías creerte

Mitos sobre maquillaje que no deberías creerte

24 may 6 mitos del maquillaje que no deberías creerte

Descubre con nosotros algunos de los mitos más difundidos del mundo de maquillaje que harán cambiar pequeños pasos de tus rutinas. De las pequeñas brochas que están perdidas por el fondo de tu estuche a la vaselina que te acompaña cada día. En este post te revelamos las mentiras que aún siguen formando parte de tu vida.

Las brochas no necesitan limpiarse si solo las utilizas tú

Este mito va de la mano de otro que también está muy extendido y es que el maquillaje no se ensucia. Puede que no suene bien pero, es cierto, las brochas y el maquillaje son el escondite perfecto para las bacterias que nacen entre toda esa suciedad acumulada. Tus brochas, aunque solo las utilices tú y nadie más, deben ser lavadas frecuentemente si quieres evitar infecciones, granos, etc. Date cuenta de que están expuestas al aire en cada momento y que pasan por un montón de superficies que deben estar igualmente cuidadas. De nada sirve limpiar tus brochas si no cuidas el maquillaje y viceversa. Te recomendamos que apliques sprays con alcohol sobre estos productos si quieres limpiarlos sin modificar su composición.  

No pasa nada por irte a dormir sin desmaquillarte

Ten cuidado. ¿Largas jornadas de trabajo tras las que solo quieres llegar a casa y tumbarte en el sofá? ¿Fiestas que acaban con tus pies y que hacen que te metas en la cama en cuanto llegas a casa? Olvídate. Después de leer este post ya no volverás a irte a dormir sin desmaquillarte primero.

Cuando te vas a dormir con todo el maquillaje tus poros se tapan y, esto, puede provocar tanto deshidratación como infecciones. Recuerda que cuando dormimos nuestra piel se renueva y se vuelve más fresca. Nuestro rostro necesita respirar y si lo dejas cubierto de maquillaje no obtendrá el oxígeno que necesita para renovarse. ¡Si quieres lucir una piel radiante no vuelvas a acostarte con maquillaje por muy poco rímel que lleves en las pestañas!.

 

El maquillaje se debe probar en la mano

Mírate en el espejo, pon tu mano al lado de la cara y compara las tonalidades. ¿Acaso son iguales? Nuestras caras se encuentran expuestas al sol continuamente, lo que explica que nuestra tonalidad varíe de la de nuestras manos. Una base o un corrector que parece que queda bien con nuestro tono en la mano, puede no funcionar en la cara. Pero no solo hablamos de colores, también hablamos de texturas. Los poros de la cara y los de la mano no tienen nada que ver. Esto puede causar que el resultado no sea el mismo. Las mejores zonas en las que probarse el maquillaje son las zonas faciales como la mandíbula o la barbilla.

 

Los polvos compactos o translúcidos pueden resecar la piel

Cuando tienes la piel grasa no es difícil encontrar esos polvos que parece que hacen que tu maquillaje se asiente y no se mueva de su sitio durante todo el día. Sin embargo, si tienes la piel seca tampoco te confíes. El andar de aquí para allá, puede acabar con el maquillaje que tan cuidadosamente te has hecho esta mañana, haciendo que se mueva y que aparezcan pequeñas arrugas por la piel. Sí es cierto que aplicarte polvos sobre la base o el corrector, puede darte la sensación de que resecan aún más la piel pero esto, realmente, depende de la formulación de los polvos compactos o translúcidos que estés utilizando. Elige unos polvos muy finos y suaves que no modifiquen la textura de tu piel cuando los apliques.

 

El esmalte de uñas es malo porque no deja que las uñas respiren

¿Cuántas veces has dicho adiós a tu manicura dejando que tus uñas respiren? Si las uñas pudiesen respirar, el esmalte ni siquiera llegaría a pegarse debido a la alta humedad. Las uñas, son células muertas que consiguen el 100% del oxígeno que la matriz necesita para crear la uña a través de la circulación sanguínea. Es decir, podrás lucir tus esmaltes favoritos sin miedo a que no estén lo suficientemente expuestas al aire.

Pero… si las uñas no sufren, ¿por qué parecen debilitadas cuando nos quitamos los esmaltes o el gel? Cuando llevamos las uñas pintadas, la hidratación y los aceites penetran de forma más lenta de la habitual provocando, que estén más blanditas y que parezcan debilitadas. Déjalas descansar un par de horas y verás cómo recuperan su dureza habitual.

 

La vaselina es la clave para la hidratación

Podríamos decir que esta es una mentira a medias. ¿Días de frío en pleno invierno que hacen que parezca que te vas a convertir en un cubito de hielo? Durante esos días no paramos de aplicarnos capas y capas de vaselina intentando acabar con los labios partidos. Sin embargo, la vaselina no es realmente un hidratante, es, simplemente, un producto que cambiará el PH de tu piel. Aplicar vaselina sobre las zonas resecas hará que se cree una capa protectora sobre ellas evitando agresiones externas como el clima. De esta forma, las células tiene la oportunidad de hidratarse. Así que, sí es cierto que aplicar vaselina te ayudará a recuperar la hidratación y a olvidarte de la sequedad que el frío te ha causado. Pero, cuidado, aplica este producto sobre zonas limpias para evitar encerrar bacterias o impurezas y, hazlo en pequeñas cantidades evitando que la piel no pueda absorber todo el producto.

 

¿Conocías alguno de estos falsos mitos sobre el maquillaje? ¿Has vivido algún otro en tu propia piel? ¡Cuéntanoslo en comentarios y desmontemos falsas creencias!

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Ylekara Medicina Estética Avenida de Marín 16.
36940, Cangas do Morrazo
986 914 840
Lunes a viernes: 9.30 - 13.00 h / 15.30 - 20.00 h
Sábados: 9.30 a 13.00 h
Ylekara Vigo Calle Magallanes 7, 3º A
36203, Vigo

672 204 555

Lunes a viernes: 9.30 - 13.00 h / 15.40 - 20.00 h
Sábados: 9.30 a 13.00 h
Síguenos en 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Aviso legal | Cookies | Condiciones generales de compra