Esta primavera, prepara tu piel para el sol

ESTA PRIMAVERA, PREPARA TU PIEL PARA EL SOL

11 abr Esta primavera, prepara tu piel para el sol

Comienza la primavera y con ella el buen tiempo, los días que se alargan, las terracitas al sol… ¡y no podemos negar que nos encanta!

Pero no obviemos que estos cambios de temperatura y la exposición a las radiaciones tienen consecuencias negativas sobre nuestra piel.

 

¿CÓMO DEBEMOS PREPARAR NUESTRA PIEL ESTA PRIMAVERA?

 

Al inicio de esta estación de transición encontramos el momento ideal para prestar un cuidado extra a nuestra piel, reparar los daños causados por el invierno y sus bajas temperaturas y prepararla para recibir los primeros rayos de sol.

A continuación, hablaremos de los rituales imprescindibles para preparar nuestra piel esta nueva temporada que comienza a asomarse.

 

EXFOLIACIÓN

La exfoliación es el primer paso necesario en cualquier proceso en el que busquemos restaurar la piel y dejarla como nueva, ya que con ella conseguimos retirar las pieles muertas y demás impurezas de las capas más superficiales, favoreciendo la regeneración celular.

 

Ventajas de la exfoliación

A la hora de recibir nuestros primeros baños de sol, es crucial que la piel se encuentre exfoliada, para que las radiaciones se repartan uniformemente y consigamos un bronceado más regular y natural.

Con la exfoliación la piel se vuelve más luminosa, flexible y conseguimos matizar cualquier marca o cicatriz que podamos tener.

Otra ventaja que conseguimos al exfoliarnos es la estimulación de la microcirculación de la piel, ayudando a la oxigenación de la misma y retrasando la aparición de arrugas y manchas.

Además, preparamos la epidermis para la absorción de todos aquellos productos que necesitemos aplicar después, como las cremas solares o las hidratantes.

 

Cómo exfoliar la piel correctamente

El primer paso es buscar un producto adecuado para nuestra piel para que el proceso no resulte agresivo con ella. Se recomienda realizar una exfoliación sencilla una vez por semana en pieles normales, mientras que las pieles más grasas admiten este tratamiento incluso dos veces a la semana.

Además, es aconsejable realizar una exfoliación más profunda en momentos puntuales como el que nos ocupa hoy; prepararla para la llegada de la primavera y los nuevos hábitos que trae consigo.

En cuanto a la forma de aplicar el producto, debe hacerse siempre sobre la piel húmeda para evitar cualquier daño, extendiéndolo mediante suaves masajes circulares y aclarándolo con abundante agua templada.

Existen diferentes tipos de exfoliante, que suelen clasificarse principalmente en dos grupos: mecánicos o químicos. Los primeros se caracterizan por la utilización de partículas visibles (arenillas o gránulos) que consiguen mediante el masaje arrastrar las células muertas, pero no debemos abusar de ellos si nuestra piel es sensible.

Los exfoliantes químicos emplean ácidos o encimas para eliminar estas células muertas descomponiendo los lípidos que las mantienen unidas entre sí, consiguiendo un máximo arrastre de esas células.

 

HIDRATACIÓN

El frío que soportamos durante los meses de invierno seca de manera considerable nuestra piel. Además, con las bajas temperaturas tendemos a beber mucha menos agua de la que consumimos en verano o en días calurosos.

Todo esto pasa factura y es fácil comprobar cómo nuestro rostro se ve más fatigado y seco. Lo mismo ocurre con el resto del cuerpo, al que dedicamos mucho menos tiempo a hidratar y mimar las épocas del año en las que no se encuentra tan expuesto.

La solución pasa por elegir un producto hidratante adecuado a cada persona y, sobre todo, ser constantes. Hidratarse debe ser un ritual diario e innegociable, por lo que a continuación os damos las claves para hacerlo de forma adecuada.

 

El mejor momento

Justo después de la ducha, cuando la piel aún está húmeda y con los poros más abiertos, encontramos el mejor momento para aplicar nuestra crema hidratante por todo el cuerpo, ya que es más fácil que el producto penetre.

En el rostro aconsejamos hacerlo tanto a la mañana como a la noche, con cremas más ligeras para el día y con cuidados específicos para que trabajen mientras descansamos.

 

Cada piel es diferente

Elegir el producto que más nos beneficie es esencial, ya que no todas las pieles son iguales ni reaccionan de la misma manera.

Para las personas con una piel más grasa, se recomiendan lociones o serums, ya que presentan una textura más fluida. Si por el contrario tenemos la piel seca, lo mejor es hacerse con una crema o bálsamo más graso.

Y no nos olvidemos de uno de los consejos de belleza más sencillos y eficaces, ¡beber mucha agua! La recomendación es de 2 a 2.5 litros diarios. Si seguimos este consejo comenzaremos a notar cambios muy positivos en nuestra piel.

 

PROTECCIÓN SOLAR

Las temperaturas agradables de estos meses provocan que nos expongamos al sol sin tener la sensación de estar quemándonos y, a pesar de que cada vez estamos más concienciados sobre la importancia de usar protección solar, todavía hay quien relega su uso exclusivamente al verano y esto es un gran error, ya que estamos infravalorando las primeras radiaciones, igualmente nocivas.

Los dermatólogos recomiendan proteger nuestra piel del sol durante todo el año, pero con la llegada de la primavera y la vuelta a los hábitos al aire libre no debemos salir de casa sin protección, ya que la piel no ha suficientemente expuesta al sol y no ha tenido tiempo de producir melanina.

Las cremas solares indicadas para esta estación son las que cuentan con SFP (factor de protección solar) de 20 o 30, pero las pieles claras o delicadas deberían protegerse con factores 50.

Una opción práctica y muy aconsejable es la de usar cremas hidratantes, bases de maquillaje o BB creams con protección solar, aplicándolas en cara, cuello y escote.

Debemos recordar que el efecto de las radiaciones es acumulativo y un moreno perfecto y duradero se consigue bronceando la piel progresivamente, evitando la exposición de forma directa y durante las horas con mayor radiación. Así estaremos evitando la aparición de manchas y el envejecimiento prematuro de la piel.

Ahora que tenemos claros todos estos consejos, solo falta ponerlos en práctica y presumir de piel radiante y cuidada esta primavera.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Aviso legal | Cookies | Condiciones generales de compra